El peligro de la procesionaria del pino con el calor

peligro de la procesionaria del pino

El peligro de la procesionaria del pino radica en que, con la llegada de la primavera y la subida de temperatura, comienza el ciclo de la procesionaria del pino donde baja de los árboles donde anida y se convierte en una plaga molesta que hay que tratar para el cuidado de las zonas verdes urbanas.

El peligro de la procesionaria del pino

La procesionaria del pino es la oruga de una mariposa llamada Thaumetopoea pityocampa Es un insecto peligroso porque anida en los árboles durante el invierno en nidos fácilmente reconocible por su tamaño y densidad, a modo de bolsas, y descienden cuando las temperaturas comienzan a elevarse, al comienzo de la primavera sobre todo.

El peligro de la procesionaria del pino es que además, en los bosques urbanos, las zonas verdes que deben ser vigiladas por la administración o las empresas especializadas en desinsectación, tienen mayor gravedad si defolian las hojas del arbol donde anidan, pues es el principal alimento y pueden causar la debilidad estructural del ejemplar donde están, pudiendo derribarlo y dañar a los ciudadanos que disfrutan del parque.

Esto requiere una mayor atención por parte de las administraciones sobre todo en los meses de invierno. Desde luego, los tratamientos se tienen que realizar con un control exhaustivo de los ejemplares, los nidos y las zonas. Además, a parte de la a veces falta de vigilancia o gestión de estas actuaciones, otro de los factores que ayudan a que la procesionaria del pino sea una plaga muy común en las ciudades es la falta de depredadores de esta oruga. Y por si todo esto fuese poco, el temido cambio climático ha supuesto que los árboles de las grandes masas forestales se vuelvan vulnerables.

Actuaciones para controlar esta plaga

Lo primero que hay que entender es que esta oruga, durante el invierno, solo sale del nido (bolsón) cuando se alimenta y es por la noche. Luego en primavera, cuando comienza a bajar, adaptan la curiosa procesión de ejemplar tras ejemplar por la que obtiene su nombre.

Este tipo de insectos pueden provocar urticarias por los pelos que tienen, tanto en humanos como en animales. De hecho, la procesionaria puede ser venenosa para los perros y provocarles un daño letal en el higado si estos lo ingieren. Lo que no todo el mundo sabe es que estos pelos son tan ligeros que pueden flotar en el aire y si la zona está infestada por una plaga de orugas, el ser humano o el perro que paseen pueden llevarse este tipo de pelos sin tener que cruzarse con un solo ejemplar.

Para controlar y eliminar una plaga de procesionaria tienen que hacerlo especialistas preparados de la Administración o empresas especializadas en el control de la procesionaria del pino pues las actuaciones tienen que ser llevadas a cabo dentro de un plan integral de plagas, lo que conlleva tareas específicas de observación y seguimiento continuo, tanto de los nidos como de sus poblaciones para determinar el momento de las actuaciones y cuales de estas tomar para que resulte realmente efectivo.

Los principales actuaciones suelen tener una labor de prevención, como la poda calculada de los ejemplares que puedan ser afectados por la procesionaria del pino; las cajas nido con atrayentes para su captura. Otros métodos pueden ser los anillos o collares trampa instalados en el tronco del árbol que impide la bajada de los ejemplares hasta el suelo.

Siempre es necesario un estudio previo que prevea el estado de la infestación, la zona y factores comentados previamente, por eso si tienes una plaga de procesionaria del pino, puedes contactarnos y realizaremos un presupuesto sin compromiso con resultados garantizados por escrito.