Control de plagas sobre la araña roja de los tomates

La araña roja es un diminuto arácnido que causa numerosos problemas a las cosechas de todo el mundo, y en este caso le ha tocado a las tomateras de Ibiza que se están viendo afectadas por este terrible plaga que es difícil de controlar; pero lo más interesante que se ha encontrado con esta plaga es que las tomateras le hacen frente y se defienden.

images

Las tomateras cuando se sienten atacadas por esta plaga desencadenan una serie de respuestas químicas para evitar acabar secándose por el efecto de la araña roja. Pero la tomatera no contenta con eso, avisa al resto de las tomateras de que está siendo atacada para que pongan en marcha sus mecanismos de defensa.

Las tomateras no sólo «sudan» sustancias químicas sino que son capaces de atraer con otro tipo de sustancias a depredadores potenciales de estas arañas. Todo este armamento es estupendo para las tomateras que han nacido y crecido salvajes pero para aquellas que están vigiladas por la mano del hombre no es suficiente porque muchas veces no se encuentran en la zona o el clima apropiado ni tienen acceso a esos insectos que acabarían con el arácnido.

Muchas plantas tienen este tipo de mecanismos para defenderse de las agresiones pero en muchas ocasiones, sobre todo si se trata de cosechas, es necesario el control por parte de un equipo especializados en plagas para, no solo acabar con ella sino prevenir que vuelva a reproducirse.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *