Combatir una plaga de cotorras en ciudad

plaga de cotorras

Como cada año, surgen en España en esta época noticias en las ciudades sobre la plaga de cotorras de Kramer y de las cotorras argentinas. Y es normal dado que desde 1986, se han introducido en este país hasta un millón de ejemplares para su venta y cría.

La plaga de cotorras de Kramer

El año pasado anunciábamos que el Ayuntamiento de Madrid estimaba que en la capital había en torno a 10.000 cotorras argentinas sobrevolando y anidando en diferentes espacios verdes y suponía la peor plaga invasora de la capital. Así, se tuvo que modificar el reglamento urbano de Medio Ambiente para controlar esta especie y combatir la plaga que estaba extendiéndose.

De hecho, ya se publicó hace años un artículo que afirmaba que la introducción en los años ochenta de casi un millón de ejemplares de cotorras argentinas y Kramer habría resultado en las plagas actuales que sufren las ciudades y los entornos urbanos con zonas verdes.

Desde entonces, el problema no ha hecho más que aumentar. En las últimas fechas se han producido noticias al respecto, por ejemplo, en Gran Canaria, donde el ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife va a realizar campañas para la captura de estas aves exóticas y cuya duración población se estima en 150 ejemplares que podrían reproducirse con un ritmo elevado, creando una plaga en muy poco tiempo con los problemas de salubridad que eso conlleva.

El peligro de una plaga de cotorras

La plaga de cotorras, ave considerada Especie Exótica Invasora, origina importantes daños en los hábitats autóctonos y puede ser vector de enfermedades para la fauna y el ser humano: la psitacosis, la gripe aviar o salmonelosis. A eso hay que sumarle el ruido y la suciedad que ocasionan para los ciudadanos.

En países de suramérica, con fuerte presencia de la agricultura, ha devastado casi el 47% de cultivos de maíz y girasol en algunas zonas del país. En España se mantiene cerca de su área de suelta, suelen ser mascotas liberadas por sus dueños en parques y zonas urbanas, y anida de forma comunitaria junto con otras parejas, anidando a más de 10 metros de altura con unos nidos que son fortalezas impenetrables para otros depredadores. Así, este ave, que tiene una alta tasa de reproducción y una adaptación superior en los entornos donde se establece, provoca que las especies autóctonas se vean desplazadas, lo que daña todo el ecosistema del que dependen.

¿Tienes un problema de plagas?

Si usted identifica una plaga o cree que tiene una, solicite ayuda especializada. En Byostasys nos dedicamos al control de plagas de palomas en Madrid y alrededores desde hace décadas, y ofrecemos a particulares y empresas servicios de desinfección, fumigación de cucarachas, eliminación de chinches y termitas, control de aves, desratización y control de legionella entre otros, de una forma rápida y eficaz, con resultados asegurados por escrito. Llámenos sin ningún compromiso y le presupuestaremos la solución más eficaz a su problema.