La fumigación es un tratamiento de control de plagas basado en el uso de fumigantes. Un fumigante es un agente químico que, a temperatura y presiónes normales, se encuentra en forma gaseosa y puede mantenerse a una concentración suficiente para eliminar las plagas.

Los fumigantes son diferentes de los humos (que son partículas sólidas dispersas en el aire) y de las nebulizaciones o aerosoles (que son partículas líquidas dispersas en el aire), ya que las partículas y las gotas no penetran en las mercancías ni se difunden por el aire tan bien como los gases fumigantes.

Por las características propias de los fumigantes, su utilización presenta una serie de ventajas.

Ventajas de la fumigación

  • Los fumigantes se difunden y penetran en ranuras, grietas y mercancías eliminando las plagas en todas las fases de su ciclo de vida.
  • Pueden alcanzarse niveles de eliminación de las plagas superiores al 99%.
  • Cuando se utilizan a las concentraciones correctas y adecuadas, dejan residuos insignificantes, por lo que se pueden utilizar con seguridad para tratar productos alimentarios.
  • Debido a su poder de penetración, pueden ser utilizados en lugares donde cebos, polvos o aerosoles no serían eficaces.

Solicita tu presupuesto

DATOS DE CONTACTO

INFORMACIÓN DE SERVICIO

Aves urbanasCetreriaChinchesCucarachasDesinfecciónDesinsectaciónDesratizaciónFitosanitarioGarrapatasHormigasLegionellaMurciélagosProcesionariaPulgasTermitasOtro

He leído y acepto Aviso Legal y Política de Privacidad (requerido)