La rata negra (rattus rattus) es una de las especies más grandes de la familia Muridae, es también conocida como rata común o rata de barco. Esta especie de rata es originaria de la zona tropical asiática, desde allí se expandió a Europa en el siglo VIII y posteriormente al resto del mundo., aunque prefiere las zonas cálidas. Está incluida en la lista de las 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo y se la considera culpable de la extinción de gran cantidad de aves allí donde ha penetrado.

  • Morfología de la Rata Negra:

Los adultos llegan a medir  50 cm, 25 de los cuales pertenecen a su cola, desprovista de pelos y cubierta de escamas en anillo. Sus orejas son más grandes que las de la rata gris y carecen de pelo. Su cabeza es maciza y acaba en un hocico en forma de punta. El peso de la rata negra oscila entre los 150 y los 250 gramos. Posee 4 dedos en las patas delanteras y 5 en las patas traseras.  Presentan una coloración gris o negra, con el abdomen de color gris claro. Las hembras poseen 12 mamas. La dentadura carece de caninos y premolares contando con 4 incisivos, 2 en la parte inferior y 2 en la parte superior que crecen durante toda la vida del animal. Carece de dimorfismo sexual.

  • Biología:

Suelen vivir de 2 a 3 años. El ciclo reproductivo abarca todo el año, teniendo una media de entre 3 y 5 camadas anuales pariendo cada vez entre 5 y 18 crías. El ciclo de gestación va de los 21 a los 30 días. Las ratas negras son capaces de reproducirse cuando alcanza unos 90 gramos de peso.

  • Hábitos:

La rata negra presenta hábitos nocturnos en las zonas en las cuales está en contacto con humanos, siendo más diurna en medios silvestres. Al contrario que la rata gris tiene una extraordinaria capacidad trepadora, pudiendo realizar ascensos verticales y grandes saltos. Es un animal muy rápido y aunque puede nadar prefiere no mojarse. Puede llegar a construir sus nidos en las copas de los arboles.

Viven en grupos divididos en grupos sociales con un solo macho dominante y en ocasiones una línea jerárquica de machos, que a su vez dominan a todos los demás miembros del grupo. Las hembras son más agresivas en general que los machos. Los grupos se forman cercanos a la fuente de alimento, que es defendida de ratas ajenas al grupo; aunque en general se evitan los enfrentamientos. Las crías gozan de inmunidad llegando a comer de la comida del macho dominante. Poseen un sistema de comunicación vocal compuesto por silbidos y gritos, sobre todo usados en encuentros violentos

Tienen una alimentación omnívora, pero presentan predilección por semillas, granos y frutos. La comida suele ser llevada a sus madrigueras para su almacenamiento.